Cómo disfrutar de una verdadera cerveza artesanal

Posted on Dic 13 2016 - 11:52am by Susana Chamorro

La alcalaína Cervezas Enigma, especialista en cervezas gastronómicas, nos presenta los mejores consejos para degustar una buena cerveza artesanal y 100% natural.

sirviendo-premium

Saborear una buena cerveza artesanal puede ser uno de los momentos especiales del día, como puede ser leer un buen libro, escuchar música, o disfrutar de una cena con amigos.

Si hablamos de momentos únicos, Cervezas Enigma es especialista en crearlos. La presentación de sus cervezas, cuidada hasta el mínimo detalle, junto con el exclusivo proceso de elaboración que sigue, diseñado especialmente para lograr un producto de alta calidad, al mismo tiempo que respetuoso con el medioambiente, hacen que estas cervezas sean dignas de parar el tiempo, envolver de enigma tu momento elegido y convertirlo en un auténtico placer para los sentidos.

El ritual enigmático de estas cervezas comienza por mantenerlas en un lugar fresco y seco, alejadas de la luz y de olores fuertes hasta al menos un día antes de su consumo. En ese momento, las botellas deberán pasar al frigorífico, en posición vertical para asegurar la correcta decantación de los sedimentos de levadura en el fondo de la botella (vitaminas del tipo B), que han sido producidos durante la gasificación natural en botella de estas cervezas.  

img_0067La temperatura, a la hora de servir, sí que importa y mucho ya que dependerá del estilo de cerveza que tomemos. Por ejemplo, las cervezas Enigma deben servirse a una temperatura de entre 4 y 12 º C. Así,  la más fresca será la cerveza de trigo Enigma Cervantes 400 y la menos fría, su tostada oscura Enigma Origen, para obtener lo mejor de sus propiedades organolépticas y de la complejidad de sus lúpulos nobles y sus maltas especiales.

Uno de los elementos que ocupa un papel fundamental en esta liturgia cervecera es la copa. En el caso de Cervezas Enigma se recomienda que se asemeje a una copa de vino blanco, amplia en su superficie y más estrecha en su parte superior para retener y liberar de forma paulatina los aromas. Se desaconseja que la copa esté congelada, ya que propicia la formación de espuma y además impide apreciar el color y las características visuales de la cerveza. Para no perder detalle de los matices que nos ofrece esta bebida, se sugiere el uso de un mantel blanco para distinguir mejor su color, y si contamos con una fuente de luz a la que dirigirla, podremos apreciar las tonalidades de color que se crean a lo largo de la copa.

Una vez servida la cerveza en la copa fría que no helada, humedecida y escurrida, se inclinará unos 45º aproximadamente y lentamente se dejará caer la cerveza, para ir poco a poco levantando la copa hasta llegar a su posición vertical, donde se dejará ya caer directamente para que se forme una capa de espuma de unos 2 ó 3 cm. Su espuma cremosa y de gran textura dará una apariencia característica a nuestra cerveza. Y para que ésta sea lo más transparente posible debemos servir su contenido de una sola vez, para no remover en exceso los sedimentos de levadura que reposan en el fondo de la botella. No conviene apurar en demasía la botella para dejar los sedimentos de levadura en ella y que no pasen a la copa.

copa

El paso definitivo que nos llevará a descubrir el verdadero enigma de esta bebida será acercar la copa a la nariz para sentir la profundidad de su aroma y finalmente beber un pequeño trago para limpiar la boca de sabores previos, seguido de otros que serán retenidos en la boca para disfrutar la complejidad de sus diferentes matices aportados por las maltas especiales de la más alta calidad y los lúpulos nobles cuidadosamente seleccionados y usados en su elaboración.

Al principio de la cata, cuando la cerveza está más fresca, notaremos los aromas y sabores que le aportan los lúpulos nobles empleados en su elaboración, manifestándose después los de las maltas especiales, conforme la cerveza va cogiendo temperatura.

Al tratarse de cervezas gastronómicas, pueden acompañarse de comida, preferiblemente aquella que marida mejor con cada estilo de cerveza. Así por ejemplo, empezando por los aperitivos, podrán ir acompañados de una cerveza ligera, tipo trigo estilo belga o similar; pasando por los entrantes, de la mano de una cerveza con algo más de cuerpo, para continuar con una cerveza tostada media que nos dé el paso al segundo plato y terminando con una cerveza tostada oscura, que hará de nuestros postres una auténtica delicia

Por supuesto las cervezas artesanas también pueden tomarse y disfrutarse sin acompañamiento culinario.  

¡Salud!