¿Sabías que 49 pistachos te proporcionan tanta proteína como un huevo mediano? Los expertos consideran que el pistacho es un snack muy recomendable para tomar entre horas, fácil de transportar y que no requiere de ningún tipo de preparación.

La ración diaria recomendada corresponde a 49 pistachos, unos 28 gramos, con infinitas ventajas si se toman a media mañana o a media tarde.

Aportan al organismo 6 gramos de proteína; favorecen la concentración; son altamente saciantes, por lo que permiten llegar a la comida principal sin tanto apetito; y, no contribuyen al aumento de peso.

 

 

Detrás de este fruto seco se esconde el snack ideal para tomar entre horas, según el estudio realizado por Focus Vision en la Loma Linda University (LLU) en California.

La investigación revela, por primera vez, que la ingesta de pistachos a media mañana aporta la energía necesaria para seguir con las tareas laborales.

Así, el 92% de los participantes en el estudio afirmaron que los pistachos les ayudaron a mejorar su concentración en el trabajo, en cierto modo o en gran medida.

El snack con proteína completa de origen vegetal

Un factor muy importante es que el pistacho es el único fruto seco con proteína completa de origen vegetal, de calidad; la misma que la de la soja o la quinoa.

Así, tratando de comparar la calidad de la proteína animal y la vegetal, la Dra. Nieves Palacios señala que un huevo grande de gallina contiene 12,5 gramos de proteína; mientras que 100 gramos de pistachos tienen 17,6 gr.

Ello significa que, a igualdad de peso, el pistacho aporta más cantidad de proteína que el huevo.

Mientras que un huevo mediano, de aproximadamente 65 gramos, proporciona alrededor de 8 gramos de proteína animal de gran calidad; la ración diaria de pistachos equivalente a unos 28 gramos (49 pistachos), aporta entre 6 y 5,3 gramos de proteína vegetal de buena calidad y supone un total de 160 Kcal/ración, todas ellas grasas no saturadas.

Proteínas, grandes imprescindibles

La proteína constituye en torno al 15% de nuestra masa corporal y resulta esencial para el crecimiento y la reparación corporal, y todavía más en el caso de practicar deporte.

Desde el punto de vista científico, la necesidad de proteínas por parte de los deportistas de resistencia y para el bienestar en general se ha establecido recientemente.

La proteína no solo facilita el mantenimiento y la construcción del músculo, sino que también es una respuesta al entrenamiento de resistencia que favorece la creación de mitocondrias, encargadas de producir energía.

Las proteínas son un nutriente fundamental para el correcto funcionamiento del organismo. Generan y mantienen los tejidos de los distintos órganos del cuerpo: huesos, músculos, corazón, aparato digestivo y respiratorio, glándulas endocrinas, cerebro, nervios y piel.

También favorecen la eliminación de anticuerpos necesarios para nuestra defensa frente a bacterias, hongos y virus.

También producen enzimas que desdoblan los lípidos e hidratos de carbono en micronutrientes; y, por último, generan energía.

Cabe tener en cuenta que un hombre adulto, en edad activa, suele ingerir entre 1,2 y 1,6 gamos por kilo de peso según la Ingesta Diaria Recomendada. La mujer, en cambio, requiere de alrededor de un 15% menos, es decir entre 0,9 y 1,2 gramos por kilo de peso al día.