El deseo de una escapada lejana se ha apoderado del nuevo, fresco y vibrante guardarropa de Gabriella Cortese.

Directamente de la cultura Tiki, los estampados y colores polinesios juegan en un mix & match sobre viscosa fluida o voiles de algodón con detalles bordados.

Los vestidos pachwork envuelven, las mangas ligeras visten con elegancia, y hombros y espalda aparecen descubiertos mientras la cintura se acentúa.

Una silueta ligeramente lolita evoca los años 50. Sin embargo una camisa ligera con cuello XXL, un chaleco bordado con pantalón de talle alto, un mini vestido o un vestido largo acariciando los tobillos, y voilà transportados a los años 70 con un toque millennial.

Delicados bordados y estampados de flores invaden la colección, en vestidos y blusas ligeras de colores intensos.

¡Disfruta al sol!