Bodegas El Inicio

Después de tres años desde que las uvas entraron en la bodega, es ahora cuando ve la luz Rivendel Crianza 2017.

El vino tinto de Ribera del Duero de Bodegas El Inicio consigue, tras un largo proceso de elaboración, llegar a la copa de los que quieren disfrutar de un gran vino.

2017 fue una añada marcada por una climatología extrema en la Ribera del Duero, relativamente cálida y por una sequía importante donde apenas cayó el 55% del agua que se esperaba.

Pero el resultado fue óptimo, los vinos de esa cosecha fueron catalogados como Muy Buenos por el Consejo Regulador y excelentes para la elaboración de vinos de guarda.

Es el caso de Rivendel Crianza, que en su cosecha 2017 ha sido creado con una fruta en su punto inmejorable de maduración, fresca pero con una gran carnosidad.

Destaca Ángel Luis Margüello, director técnico y enólogo de Bodegas El Inicio, que es ahora, cuando el vino sale al mercado, cuando comienza una etapa ascendente en su evolución hasta alcanzar, en cinco o seis meses, el grado óptimo para su consumo.

“Por ello es ahora el mejor momento para sacarlo, para disfrutar de él en su punto más interesante”, explica.

Rivendel Crianza 2017 es un vino untuoso de un color rubí-grosella. En nariz se muestra potente en fruta, potente, en la que se aprecia la fruta roja, la uva tempranillo, y balsámico.

Ya en boca, nos llega de forma intensa con un postgusto muy largo.

Todas estas son las características del nuevo Rivendel Crianza, que llega al consumidor respetando su etiquetado tan reconocido y a sabiendas de que Rivendel en  la copa es una fuente de inspiración… y una invitación al disfrute.