El Jardín de Diana

La temporada de otoño está a la vuelta de la esquina, y con él los días de abrigo y lluvia que aparecen para quedarse.

El oasis escondido de El Jardín de Diana, la terraza de Hyatt Centric Gran Via Madrid, da la bienvenida a las estaciones de frío con el nuevo ‘crystal dining’, un diseño funcional que resguardará a sus visitantes de las inclemencias del tiempo de los próximos meses.

El Jardín de Diana presume de una mayor funcionalidad para cada una de las temporadas gracias al ‘crystal dining’, una estructura acristalada diseñada para resguardar la terraza durante la época de lluvias, además de las velas de sombra instaladas para mantener una buena temperatura durante los meses de calor.

La reconstrucción termina de transformar el establecimiento en el place to be del otoño, que abre ininterrumpidamente todos los días de la semana.

La historia mitológica detrás de la imponente escultura de Diana Cazadora que corona el edificio, le otorgó el nombre con el hoy cuenta la terraza: El Jardín de Diana. La diosa de la caza, Diana, bajaba cada noche de la Luna para quedar en un jardín a escondidas con Endimión, un mortal con el que Diana mantenía un romance. Una historia de amor que se hará aún más cálida entre las paredes acristaladas del ‘crystal dining’ del jardín.

El Jardín de Diana

El equipo de cocina, liderado por los chefs de Hyatt Centric Gran Via Madrid, Raúl Gordillo y Diego Tirados, presenta una oferta gastronómica para disfrutar en el nuevo ‘crystal dining’.

Entre las nuevas incorporaciones de la carta vespertina, destaca la bravioli-patatawaffle, un sorprendente trampantojo salado elaborado con patata y las típicas salsas brava y alioli. Ensalzando la internacionalidad que caracteriza al hotel, un recorrido por el menú de El Jardín de Diana transporta al comensal a los rincones más remotos del mundo.

El Jardín de Diana

Los langostinos crujientes con totopos de maíz azul acercan la gastronomía latina al centro de la capital mientras que el tataki de atún con salmorejo, alcaparras, berros y almendras, especialidad de la casa, supone uno de los platos más apreciados de la cocina nipona.

La costilla de vaca vieja a la brasa con patata ratte es una de las novedades de la carta que han sido posibles gracias a la incorporación del horno Josper.

El Jardín de Diana

Por su parte, la nueva carta líquida ofrece diecisiete alternativas.

La amplia variedad de mojitos de diseño no se olvida de los más pequeños proponiendo varios Special Virgin Mojitos preparados con ginebras y bebidas destiladas sin alcohol.

Además de clásicos como el Clovers Club o el New York Sour, El Jardín de Diana presenta una gran oferta de elaboraciones propias como la Colada Merengada y el Dirty Beer.

Entre la gran diversidad de bebidas destiladas que también se ofertan en la carta cabe destacar la posibilidad de degustar una copa del célebre whisky Bourbon, ideal para amenizar una velada única.