Acqua di Parma

Descubre por qué las velas de Acqua di Parma son las más especiales

En la sala de estar, en la terraza, en el baño, en un rincón de estudio o de relajación, las Velas Cubo aportan estilo y diseño a partes iguales.

La tenue luz de la llama, las sutiles notas perfumadas y el diseño sencillo y escultórico de estas velas nos cuentan el Arte de Vivir italiano que marca toda la Home Collection de Acqua di Parma.

Un mundo exuberante y polifacético, que incluye también las velas en vaso y los difusores, el jabón en polvo y los elegantes jabones y cremas para las manos.

Todas las Velas Cubo están elaboradas íntegramente a mano, a cargo de hábiles artesanos italianos en los colores icónicos de la Maison: amarillo, blanco y negro.

Tres variantes cromáticas para tres fragancias únicas que se funden con una cera purísima moldeada con paciencia y con pasión.

En la superficie, en relieve, un elegante motivo con el nombre y el escudo de la Maison. Gracias a su prolongada elaboración, que requiere 24 horas para cada ejemplar, el resultado final es impecable.

Acqua di Parma

Las velas cubo de Murano son unas auténticas obras maestras del diseño y encarnan el espíritu más artesanal y artístico de la Home Collection de Acqua di Parma.

La combustión ha sido diseñada para producirse dentro del cuerpo de la vela, de forma que el elegante diseño se pueda mantener intacto.

UN PROCEDIMIENTO ARTESANAL

El artesano prepara la mezcla de los tres ingredientes: cera de la mejor calidad, fragancia y el pigmento de color.

Cada elemento está dosificado con precisión para obtener un perfecto equilibrio entre la firmeza de la cera, la plenitud del color y el perfume.

Para que la mezcla sea homogénea, se calientan los ingredientes hasta que pasan al estado líquido. Después, llega la fase de colar la primera vez.

La mezcla caliente, que se mantiene a una temperatura constante para mantener las características organolépticas de la vela, se vierte en el molde de metal, previamente calentado, que ha sido fabricado exclusivamente para Acqua di Parma.

Antes de proceder a la fase de colar la cera, el artesano introduce la mecha, trenzada con varios hilos de algodón puro, en el centro exacto del molde para que la vela pueda quemarse lentamente sin ensuciar las superficies externas.

Acqua di Parma

Con una punta de plexiglás perfilada, que se fija en el molde, se imprime en la superficie de cera el logo y el escudo de la Maison.

La mezcla se deja enfriar en el molde durante 12 horas y después se procede a colar una segunda vez, que sirve para corregir los posibles fallos de homogeneidad.

Cuando la cera ya se ha solidificado por completo, se extrae la vela del molde y se hacen los acabados. Manos enguantadas y finísimas cuchillas eliminan las últimas imperfecciones y hacen el pulido final.

La vela consigue así ese aspecto compacto y limpio, la materialización de un homenaje al color y a la luz.

Vela Cubo Amarilla

Un radiante amarillo Parma y las notas ligeras y luminosas de Colonia, la fragancia icónica de la Maison para ensalzar la pureza escultórica de la vela.

Vela Cubo Blanca

Acqua di Parma

La frescura especiada de las notas de clavo envuelve los tonos de blanco, un blanco que destaca una geometría básica. 

Vela Cubo Negra

Acqua di Parma

Un sofisticado objeto de diseño, en tonos negros, y una fragancia cálida que da ambiente y difunde las envolventes notas del ámbar.

Acqua di Parma