Las tardes calurosas siempre evocan dos cosas: un lugar en el que darse un chapuzón y una bebida capaz de refrescarnos.

Si bien es cierto que el cóctel es el trago más refrescante para maridar las largas tardes de piscina, saber hacerlo y que quede ejemplar suele ser una labor bastante complicada.

¿El secreto para hacer el cóctel perfecto?

Partir de una base de calidad y sumarle ingredientes frescos.

Siguiendo esta línea, la exclusiva casa de champagne francés Moët & Chandon ha querido trasladar a todos los rincones la efervescencia del verano, en un trago único que fusiona las burbujas del champagne con el frescor de los frutos rojos.

El cóctel The Golden Hour aúna la elegancia con la sencillez en un único trago, cuya elaboración está a la mano de todos los amantes del champagne.

El origen de The Golden Hour

El cóctel The Golden Hour surge de la vuelta de la marca a sus orígenes, a los gloriosos atardeceres de la región del Champagne, Épernay.

Siempre dispuestos a demostrar la versatilidad de la calidad, Moët & Chandon lleva el champagne un paso más allá, creando recetas capaces de trasladarse a los rincones y los momentos más especiales de cada uno.

Crea con Moët, paso a paso

Disfrutar del sabor del verano es un privilegio para los amantes de la mixología que ahora, gracias a Moët & Chandon, llega a todos los rincones.

La fórmula de The Golden Hour parte de un correcto equilibrio de sabores y texturas que, al tiempo que respetan la efervescencia del Moët & Chandon Impérial, crean contraste y dan volumen en el paladar a la mezcla.

Para elaborar este cóctel se necesitan 10ml de Licor Crème de Péche y 5 ml de Licor de Marrasquino.

El toque frutal lo proporcionan 1 fresa (cortada en cuartos), 2 frambuesas (cortadas por la mitad) y 3 arándanos (cortados por la mitad).

El toque de elegancia lo proporcionan 75ml de Moët & Chandon Brut Impérial.

Comienza a crear tu cóctel añadiendo la fruta cortada en un vaso grande. A continuación, presiona suavemente con la parte posterior de la cuchara para obtener todos los jugos y aromas de los ingredientes.

Añade los licores y el Moët & Chandon Brut Impérial. Remueve la mezcla con suavidad, respetando la burbuja del champagne para mantener su efervescencia desde el primer trago hasta el último.

Para terminar, añade cubitos de hielo y decora la obra maestra con dos ramitas de menta y algunas bayas.

Ahora solo queda lo mejor: ¡Sírvelo con una sonrisa y disfruta del sabor del atardecer de The Golden Hour!