FILLABOA

En estos días que corremos, los pequeños detalles, que al final por el gesto acaben siendo grandes. Hemos elaborado una receta, para que toda a familia podáis disfrutar del día de la madre. Sin que suponga dedicar muchas horas en la cocina, ya que seguramente estaréis hastiados de tanta casa.

Os traigo una propuesta fácil de hacer y sabrosa para maridar con el gran vino Fillaboa. Y, si por las circunstancias no estáis con vuestras madres en esta fecha tan señalada, siempre se puede abrir una botella de Fillaboa y brindar con ellas mediante una videollamada, eso a vuestra elección, por que la mía es haber elegido este gran y noble vino de Rías Baixas que tiene como habéis leído, una hermosa historia dentro de cada botella. Al final para mí, ADN y vino están fusionados y maridados él uno con el otro.

 

Receta: Brocheta marinera

Ingredientes: (los pesos que sean los que creáis convenientes según pax y tamaño de las brochetas). Gambas, pulpo ya cocido, (para facilitar el trabajo, y el acceso al producto, aunque hazlo como deseéis). Cherry, cazón, patatas, perejil o cilantro, brandy o cerveza si no tenéis brandy, ajo, harina, sal, limón, curry.

Preparación del producto: cortar el cazón en dados o trozos irregulares, eso no es relevante, sino que sean medianos, de bocado. El pulpo; cortaremos las patas con un grosor de un cm más o menos. De bocado, no muy grueso, las gambas las pelaremos y reservaremos las cabezas y restos, los tomates Cherry. Se escaldan o pelan en crudo y se procede al adobo de todos los ingredientes juntos, que se habrán sazonado previamente.

Adobo: en un bol se añade unos 200ml de aceite de oliva 0,4. Se añade a este perejil o cilantro picado, ajo picado, curry, como dos cucharaditas para café, aunque vuestro gusto manda, y un toque de limón. Movemos la mezcla para que se homogeneicen, (fundéu total) y se introduce en ella gambas, pulpo y cazón. Dejamos reposar mínimo una hora, máximo tres para evitar que con el limón la gamba pierda su textura.

Orden de elaboración.

  1. Cocemos unas patatas con sal, en panaderas, rodajas, …
  2. Mientras se cuecen las patatas, en una sartén se añade un poco de aceite de oliva y ajo y se saltean las cabezas y restos de las gambas, (si hay restos de cazón o pulpo, también); se añade un chorro de brandy o bien se flambea o simplemente se deja un minuto para que evapore el alcohol, se añade el zumo de medio limón y reserva.
  3. En un cazo, se pone el líquido restante del adobo, colado, y se añade un poco de harina con el animo de espesar la salsa y se rehoga unos minutos, tras este paso…
  4. Se añade a lo anterior el jugo colado que ha soltado gambas y brandy y se da un hervor, (si hace falta líquido se puede añadir agua, sin más) tras el hervor se aplicará el perejil y por último el curry. Recuerda que las especias siempre se añaden al final de una cocción o amargan y pierden el 60% de su sabor y aroma.
  5. Ensartamos en la brocheta los productos por el orden y cantidad que elijáis vosotros/as, ¡faltaría más! Y listo para pasar por la plancha. El cazón y la gamba, aunque estén crudos se cocinan en muy poco tiempo, así que no perjudicará al pulpo. Un truco, si quieres no jugártela, poned a la plancha cazón y gamba y tras estar medio cocinadas, ensartar el pulpo y cherry para el ultimo toque de plancha.
  6. Emplatar la brocheta con la patata cocida y salsear.

Deciros que, cada persona tiene un paladar al que rendir homenaje, así que no os pongáis límites para disfrutar de un vino como Fillaboa porque el buen vino, que es el que está rico y ya, va con todo lo que queráis, de hecho, nosotros/as lo hemos probado con todas las recetas que verás en la galería y no hay muros que poner a nadie para degustar este vino.

Fillaboa 2019 es un albariño lleno de matices, es frutal, aromático y fresco. Está elaborado con uvas procedentes de la histórica Finca Fillaboa, de un viñedo de 54 hectáreas de superficie, asentado en ondulantes laderas que linda, en su parte sur con los ríos Tea y Miño, frontera natural con Portugal, y posee seis meses de crianza sobre sus lías. Es un vino ideal para festejar este reconocimiento que merecen las madres.

Por último, no olvidemos que un pan artesanal es el mejor acompañante de una salsa, Así que un buen vino y pan para un buen día de la madre.

¡Nos vemos pronto!

PVP recomendado: 12,90 €