¿Sabes todo lo que puede hacer por ti un buen masaje antienvejecimiento? Descubre cómo tus propias manos pueden ayudarte a reafirmar la piel y deslumbrar con una cara que aparente hasta 10 años menos. Regala a tu rostro 5 minutos diarios y verás cómo en solo 10 días comenzarás a ver los resultados. ¿No te lo crees? Apunta: en las yemas de tus dedos está la clave para rejuvenecer tu rostro desde hoy. ¿Preparada? ¡Manos a la… cara!

El masaje facial, un sinfín de beneficios

En el rostro y cuello sumamos un total de 59 músculos. Trabajarlos no sólo activa la circulación sanguínea, sino que mejora la oxigenación de las células y aumenta la producción de colágeno. Además, un buen masaje reafirmante libera, además, la presión del rostro y tonifica la musculatura. O lo que es lo mismo:

  • Rejuvenece la piel.
  • Frena las arrugas prematuras y afina las líneas de expresión.
  • Despierta la mirada.
  • Esculpe los pómulos.
  • Mejora el aspecto y luminosidad del rostro.
  • Reafirma y tonifica la piel.
  • Disminuye los efectos del estrés.
  • Combate la flacidez de los tejidos.

La constancia, la clave para un masaje facial antienvejecimiento

Los resultados del masaje facial antienvejecimiento se hacen visibles en solo 10 días, pero para conseguirlos, lo más importante es ser constante y llevarlo a cabo cada día para convertirlo en parte de tu rutina facial de belleza.

Estás deseando probarlo, ¿verdad? Ten en cuenta que lo primero es tener siempre las manos y el rostro limpios y hacerlo sin prisas, en un ambiente tranquilo y preferiblemente sentada frente al espejo. Además, debes aplicar un aceite facial o una crema hidratante para no irritar la piel. 

El masaje antienvejecimiento facial, paso a paso.

¿Sentada, relajada y ante el espejo? A partir de ahora, no olvides que este tiempo lo estás invirtiendo en ti y en tu belleza, así que disfrútalo y recuerda realizar 3 repeticiones de cada ejercicio. ¡Allá vamos!

  1. Relaja la musculatura. Gira tu cabeza en círculos suaves hacia un lado y el contrario, para aliviar las tensiones del día. A continuación, masajea con los nudillos haciendo pequeños círculos en el cuello desde la garganta hacia las orejas por debajo de la mandíbula.
  2. Redefine el óvalo de la cara. Desliza dos dedos juntos (apuntando con las yemas hacia la oreja) usando la mano contraria al lado a trabajar, desde la barbilla hasta detrás de la oreja. A continuación, con los dedos pulgar e índice en forma de pinza coloca los pulgares bajo la barbilla y los índices justo debajo del labio inferior deslízalos bordeando el contorno facial por arriba y por abajo hasta la mandíbula.
  3. Elimina la papada y redibuja el contorno. Con los dedos índices de ambas manos estirados horizontalmente deslízalos por debajo de la barbilla alternando ambos dedos en movimientos rápidos desde el cuello hacia afuera. Repite también a ambos lados de la mandíbula.
  4. Reduce las arrugas de “marioneta” y “código de barras”. Coloca los dedos índices por encima de los labios (de forma que se toquen ambas yemas) y los dedos corazón por debajo (tocándose ambas yemas) formando un rombo en torno a la boca para deslizarlos hasta las mejillas en un movimiento ascendente.
  5. Reafirma los pómulos. Presiona el pómulo hacia arriba con la yema del pulgar, como elevándolo; después desliza hacia las sienes. A continuación, coloca los pulgares debajo del mentón y une los demás dedos a la altura del tabique nasal: desde esa posición, libera los pulgares y dibuja el pómulo llevando las manos hacia las orejas en un movimiento ascendente.
  6. Descongestiona el contorno de ojos. Alterna toques suaves y rápidos con las yemas de los dedos índice, corazón y anular bajo los ojos desde el lagrimal hasta la sien. A continuación, coloca la yema de los pulgares en la cara interna de la nariz justo donde comienza la ceja y presiona durante tres segundos, aligera la presión y recorre suavemente la ceja hasta el final con los pulgares como si la peinaras.
  7. Reafirma la frente. Coloca los dedos índices en el medio de la frente, a la altura del entrecejo y deslízalos dibujando un semicírculo con cada uno de forma que cuando uno se desliza de abajo a arriba, el dedo contrario lo hace de arriba abajo. Después, masajea la frente con los dedos índice, corazón y anular de un lado a otro, de arriba hacia abajo, como en zigzag.

Tras esta rutina, aplica tu tratamiento hidratante como lo haces habitualmente.

Los dispositivos FOREO, tus mejores aliados

Ahora que ya tienes tu rutina para rejuvenecer tu cara con tus propias manos, ¿sabes cómo mejorar sus efectos y multiplicar la belleza de tu rostro? Elige cuál va a ser tu aliado secreto: A nosotros se nos ocurren tres…

FOREO IRIS, el rejuvenecedor de tu mirada

Será tu gran aliado en este masaje facial antiedad gracias a su diseño, que imita y mejora los movimientos de los dedos de las manos que hemos comentado anteriormente.

Además de reducir las bolsas y ojeras, las pulsaciones T-Sonic del dispositivo IRIS proporcionan un masaje de drenaje linfático.

O lo que es lo mismo: te ayuda a conseguir un aspecto más descansado y joven, frenar la aparición de las patas de gallo y reducir las arrugas.

 

P.V.P.: 139€

FOREO LUNA, el experto reafirmante

El lado masajeador del dispositivo LUNA 3 estimula el flujo sanguíneo y activa la renovación celular de la piel gracias a las pulsaciones T-Sonic y a sus crestas de silicona.

Además de ayudar a reducir las líneas de expresión y arrugas poco profundas, proporcionará una limpieza facial profunda con sus filamentos de silicona.

¡Olvídate de restos de maquillaje, células muertas y suciedad de tu piel en menos de dos minutos!

P.V.P.: 199€

FOREO BEAR, el lifting en casa

Las microcorrientes faciales combinadas con las pulsaciones T-Sonic hacen que el dispositivo BEAR sea capaz de realizar un lifting facial no invasivo.

Con solo tres minutos al día te ayuda a reducir las arrugas, para conseguir una piel más firme y tonificada y un rostro más estilizado.

P.V.P.: 299€

Si este masaje te ha sabido a poco y quieres regalarle a tu piel una experiencia como si estuvieses en un centro de belleza, prueba la rutina facial coreana, que cuida y protege tu piel al mismo tiempo.

¿Preparada para regalar a tu rostro 10 años de juventud? No te lo pienses, cuanto antes empieces tu masaje antienvejecimiento, antes verás los resultados. Sé constante, convierte esta rutina en tu ritual de belleza y notarás las diferencias.