El meticuloso savoir-faire de la Maison Krug revela un champagne excepcional y singular, procedente de uno de los mejores terruños de la región de Champagne: Krug Clos d’Ambonnay. Un champagne que exalta la individualidad, la pureza y la intensidad de una única parcela amurallada de viñas, una única variedad de uva y una única añada.

Krug Clos d’Ambonnay celebra, con el champagne más singular, el carácter único de una uva Pinot Noir específica en un año específico. Se vendimió en una minúscula parcela amurallada de 0,68 hectáreas (1,68 acres) en pleno corazón de Ambonnay, una de las localidades más distinguidas por esta variedad de uva, y que ha desempeñado además un papel muy especial en la historia de la Maison.

Krug Clos D´Ambonnay 2000