La tecnología avanza a pasos agigantados en el campo de los smartphones o las televisiones, pero también lo hace en lo que a juguetes eróticos se refiere.

Y es que ¿te has preguntado alguna vez toda la tecnología que hay detrás de tu conejito vibrador o succionador de clítoris preferido y cómo influye en tus orgasmos?

Desde LELO, marca sueca de juguetes eróticos de lujo, afirman que la tecnología es el motor de cada uno de sus nuevos lanzamientos.

Prueba de ello es SORAYA Wave, un conejito vibrador que LELO ha lanzado recientemente al mercado y que incluye la tecnología patentada WaveMotion™. Gracias a ella, el extremo destinado a la vagina se balancea imitando el movimiento ‘ven aquí’, que ayuda a estimular con más precisión el punto G.

“Atrás quedaron los juguetes estáticos con formas fálicas y colores ‘orgánicos’. El sector de la juguetería erótica ha avanzado mucho gracias a marcas como LELO, que han implementado mejoras tanto a nivel estético como tecnológico”, explica la sexóloga y embajadora de LELO, Valérie Tasso.

La experta, además, analiza en profundidad SORAYA Wave para que puedas descubrir todas las ventajas que este juguete y su tecnología pueden ofrecerte:

¿Cuáles son sus ventajas y prestaciones?

  • “SORAYA Wave es mucho más ergonómico que su primera versión. El hueco de su asa es más cómodo, lo que permite sostenerlo fácilmente y, a la vez, pulsar la interfaz para cambiar los modos de vibración, intensidad y balanceo”, señala Valérie Tasso. Además, cuenta que está recubierto con silicona biocompatible, mucho más higiénica y suave que otros materiales. “Su tacto deviene tan delicioso como acariciar una pluma”, asegura.
  • Su flexibilidad se adapta a todo tipo de anatomías.
  • Es sumergible al 100%, lo cual te permite usarlo en la ducha y/o la bañera.
  • Su recarga, como todos los objetos de LELO, se realiza por USB.
  • Ofrece 8 modos de vibración, algunas más potentes, para quienes prefieren sensaciones más intensas.

¿Por qué tus orgasmos serán doblemente intensos con SORAYA Wave?

SORAYA Wave estimula externa e internamente tu clítoris. Por un lado, su parte visible, con la punta más pequeña.

Por otro, la raíz del clítoris (el Punto G), que se sitúa contra la pared de la vagina, gracias a su punta más larga.

Además, Valérie Tasso explica que “el hecho de pensar que vamos a ser doblemente estimuladas puede aumentar la excitación, y es que la mente es muy poderosa a la hora de disfrutar de nuestra sexualidad”. Gracias a todo ello, será muy difícil resistirse a un placer desbordante y sublime.

¿Es SORAYA Wave apto para ti?

“Por supuesto. Todo el mundo puede disfrutar de esta maravilla porque, además, es muy versátil. No solo estimula genitalmente, sino que también se puede convertir en un increíble masajeador que puedes pasear por todo tu cuerpo (incluso el de tu pareja)”, sugiera la sexóloga y embajadora de LELO.

Prueba a usarlo en los pezones, la parte interna de tus muslos o, ¿por qué no?, alrededor del cuello y la nuca. ¡Verás los escalofríos que te produce!

¿Se puede usar SORAYA Wave para el sexo anal?

Para las amantes que gustan de emociones fuertes y son curiosas y atrevidas, SORAYA Wave también es un vibrador totalmente adecuado para el placer anal.

“Aunque los juguetes suelen estar diseñados para adaptarse a la perfección a una zona concreta del cuerpo, la realidad es que pueden brindar tantos usos como nuestra imaginación desee darle”, indica Valérie Tasso.

José Javier Arce Cid, es titulado en Producción de Audiovisuales, Radio y Espectáculos, en el año 2001, ese mismo año realiza las funciones de Productor Ejecutivo en el cortometraje “Revolución”. Después de este cortometraje me dedique a producir y dirigir varios programas para televisiones locales, entre ellos destacamos “Mundo Zion” dedicado al mundo del videojuego y “8 Milímetros”, dedicado al mundo del corto. En los últimos años me he dedicado a realizar el programa de cine “35HD” para televisionalternativa.com y que durante dos temporadas se emitió en Onda 6 TV y la red de televisiones locales de Vocento. En el año 2012 ha dirigido su primer cortometraje, un documental, ‘Tarde de Transistores’.