La primera colaboración de dos titanes históricos, iconos del Made in Italy  y con la mirada puesta en la contemporaneidad, han conseguido llevar a cabo un proyecto original y único en el mercado.

Un objeto de vanguardia que aporta al hogar una intensa y envolvente experiencia multisensorial.

La creatividad del diseño de GamFratesi se basa en la fusión de la tradición y la renovación, a la vez que se ve impulsado por un enfoque experimental a la hora de elegir materiales y técnicas.

Gracias a un bagaje tradicional que se basa en dos culturas diferentes, Stine Gam y Enrico Fratesi se inspiran en el mobiliario clásico danés y en la tradición artesanal, pero también en el enfoque intelectual y conceptual de la Italia más clásica.

Entender una tradición y llevarla a la práctica en el taller hace que puedan desarrollarla en el nuevo Smart Home Diffusser.

Esta fusión multicultural los lleva a ser capaces de diseñar mobiliario que refleja la tradición, de una manera respetuosa, a la vez que revela historias, símbolos y conexiones únicas. Todo esto se expresa, a menudo, a través de un lenguaje minimalista.

Saber hacer, precisión en los detalles, puntadas tailor made como si de un traje de alta costura se tratase, destreza y sobre todo, adoración por los productos bien hechos, son la mezcla perfecta para que nuestros artesanos creen estas auténticas piezas de coleccionista.

El proyecto refleja la sinergia y la afinidad de valores que existe entre la Maison, símbolo del más luminoso estilo italiano, y Poltrona Frau, que desde sus orígenes ha cultivado una cultura de la piel única, junto con el diseño y la investigación.

Acqua di Parma vio la luz en 1916 y Poltrona Frau en 1912. Además de sus cien años de historia, ambas marcas comparten su pasión por la artesanía y una tradición vital, que ha sabido evolucionar y dar vida a clásicos contemporáneos.