Con la llegada del frío nada apetece más que un plato caliente para disfrutar con familia y amigos.

La batata es un alimento delicioso que combinado con la crema de cacahuete exalta la originalidad de los sabores aportando un toque diferente.

PARA 6

TIEMPO DE COCCIÓN: 1,5 HORAS

INGREDIENTES

6 batatas medianos (alrededor de 1,5 kg), lavadas

4 dientes de ajo, finamente picados

1 manojo de cilantro, tallos finamente picados y hojas separadas

2 chiles rojos, sin semillas y cortados finos

300 g de crema fresca

3 cucharadas de crema de cacahuete crujiente de Whole Earth

Sal y pimienta

Aceite neutro, para engrasar

PREPARACION

  1. Precalienta el horno a 220C
  2. Usa una mandolina o un cuchillo muy afilado para cortar la batata en rodajas de 1/2 cm.
  3. Mezcla la batata en un tazón grande con los tallos de cilantro, los chiles rojos y sazona bien con sal y pimienta.
  4. Picar las hojas de cilantro en trozos grandes y reservar la mitad para más tarde.
  5. En un tazón pequeño, combina el cilantro reservado con la crème fraîche y la crema de cacahuete de Whole Earth
  6. Revuelve la mezcla de crème fraîche a través de las batatas hasta que se mezclen uniformemente.
  7. Engrasa ligeramente con aceite una fuente para gratinar de 20 x 30 cm o una bandeja para asar profunda y coloca las rodajas de batata en filas ordenadas para llenar la bandeja.
  8. Cubre bien la bandeja con papel aluminio y colócalo en el horno durante 30 minutos.
  9. Después de este tiempo, desecha el papel de aluminio y vuelve a gratinar al horno durante 25 minutos hasta que las batatas estén completamente blandas y comiencen a carbonizarse en los bordes.
  10. Deja enfriar durante un par de minutos antes de espolvorear sobre el cilantro restante, y ¡a disfrutar!