El pasado lunes día 27 de junio, Distrito moda estuvo en “La Posada del Dragón” y “La Posada del León de Oro”, ambas sitas en la calle Cava Baja nº 12 y 14 respectivamente, donde dio comienzo una batalla gastronómica basada en las novelas y serie de tv “Juego de Tronos”. Esta batalla se desarrollará durante todo el mes de julio.

La Posada del León”, representa a la Casa Lannister, y “La Posada del Dragón”, a la Casa Targaryen. Y como es de suponer, el campo de batalla son las cocinas de cada casa de las tierras del Poniente.Durante esta batalla, no habrá perdedores sino ganadores. Como no podía ser de otra manera, ya que se trata de que el comensal disfrute con las suculentas tapas y cóctel que cada casa presenta.

Porque de eso va esta batalla, de que tanto la Casa Lannister como la Targaryen hagan valer sus tapas y sean votadas por los dichosos que las hemos degustado y los que vendrán. Pues, desembarquemos en cada una de las tapas:

La Posada del León”, presentó su tapa “Casterly Rock”. Se trata  de cordero lechal desmenuzado cuidadosamente que,  tras marcarlo, se cocina a baja temperatura (110º, durante 7 horas) al cordero se le une sabores de miel y tinto. Lo envuelve un rulo de puré de patatas cuya nata, usada para la  elaboración, ha sido infusionada con hierbas y especias, como el anís estrellado, pimienta roja… No desvelaré algunos secretos de la elaboración, no me gustaría entrar en batalla con la “Casa Lannister”, que tan bien me ha acogido.

Casa Lannister( Posada del león) tapa, Casterly rock
Casa Lannister( Posada del león) tapa, Casterly rock

El cordero con su envoltura de patatas, que es coronada por una cebollita francesa, va sobre una cama de tierra de frutos secos, como el anarcado, ligeramente tostados y caramelizados; y, un pesto básico de albahaca, que aporta bastante frescor y hace de buen compañero de los frutos rojos que adornan sin exageraciones a la tapa. Se aprecia también la ralladura de lima para bajar algo de potencia al plato, que ,sin duda, sí permanecía en la época en la que se desarrolla la saga.

La salsa es una reducción de los jugos soltados por el cordero en su forma de cocinado. También se apreciaba con sumo gusto los colores de la “Casa Lannister” en la elaboración. Cuando nos trajeron las tapas, tanto a los compañeros de prensa como a mí, el olor que desprendía la salsa ya nos iba indicando el camino hacia el sabor.

Tengo que decir que, antes de empezar a comer la tapa, la olí, más de dos minutos los aromas, por puro placer, era el preludio, un buen preludio.

La artífice de esta tapa, es la cocinera Pilar Corral, una profesional de amplia sonrisa que, mientras me hablaba de su receta, emanaba pasión por sus ojos y gesticulaba como si en ese preciso momento estuviera elaborando su creación a mi vista. El lenguaje no verbal de una cocinera, es el lenguaje que delata si amas la cocina o si sólo trabajas en ella. Pilar, la ama.

El cóctel de la “Casa Lannister”, es un jardín de intenciones. Su nombre, “Matarreyes”, será un matarreyes de gusto, porque su sabor es muy cool, ron, hierbabuena, jengibre, carambola…y luz, sí,  el cóctel tenía luz, como se aprecia en la foto.

Cóctel, Matarreyes
Cóctel, Matarreyes

Seguimos como corresponsal de guerra a “La Posada del Dragón”, que presenta su tapa “Dracarys”.

Se trata de un pan bao, (pan asiático) al vapor, que al abrirlo , no sin antes comer la cebolla morada y el cilantro que reposa en su cúpula, da lugar al relleno: un guiso de calamares cortados en brunoise, (muy troceado), ya que en boca es muy cómodo de comer, con tinta negra en cuya elaboración se ha incluido una lactonesa (mayonesa sin huevo a base de nata o leche entera, para emulsionar) con toques de cilantro. Para hacer honor a los colores de la “Casa Targaryen”, junto al negro de la tinta, impresiona la emulsión de pimientos del piquillo.

Al abrir el pan bao, huele bien el guiso de calamares, a mar, buen indicador de la calidad del producto y el trato que le han dado.

Casa Targaryen(Posada del dragón) tapa, Dracary.
Casa Targaryen(Posada del dragón) tapa, Dracarys.

El autor de esta tapa es Pedro Olocco, un cocinero amable, que pese a encontrarse en plena faena,  me atendió muy respetuoso. Pedro no levita, sino que pisa en tablas firmes, las que tiene, y mucha. Recomiendo comer la tapa de la casa Targaryen con una buena cerveza castaña o negra, y culminarla con el cóctel que os presento.

El cóctel de “La Posada del Dragón” se llama, “Madre de Dragones”: Bonísimo. Es un cóctel sin alcohol, con base de zumo de naranja, piña, azúcar, granadina, granada y lima. En su cúspide, como se aprecia, una espuma suave de textura nada granulada, cremosa en boca y a temperatura muy controlada, lo que indica una buena técnica por parte del autor.

Cóctel, Madre de dragones.
Cóctel, Madre de dragones.

Así que señores y señoras: ¡comienza la batalla gastronómica! Los comensales podrán alternar entre ambas posadas, y elegir si la vencedora es  la tapa  de la casa“Targaryen” o a la tapa de la casa “Lannister”, y votar cuál ha sido para ellos/as la mejor tapa, y que se hagan con el Trono de Hierro.

Los asistentes, y aquellos participantes que voten a través de las redes sociales, utilizando el hashtag #PosadasDePoniente, optarán a varios premios, entre ellos, un pack en formato Omniun con los cinco libros de la saga Juego de tronos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin título-1 copia